El derecho a la identidad cultural

El Derecho fundamental a la identidad cultural y los pueblos indígenas

La identidad cultural se ha conceptualizado como el conjunto de referentes culturales con los que “una persona o un grupo se autodefine, se manifiesta y desea ser reconocido” (Ruiz Chiriboga, 2006). Comprende dos categorías enlazadas, la identidad y la cultura y reúne, a su vez, dos derechos: el derecho a la identidad y el derecho a la cultura. Así, por una parte, el derecho a la identidad refiere al amparo del sentido de pertenencia que un individuo tiene respecto de una determinada cultura. Ello implica el derecho del ser humano a que se respete su proyección en la vida social, de modo que se le represente tal como es, sin alterar su verdad personal (Del Carpio Rodríguez, 2014). Y, por otra, este derecho apunta a la protección de la cultura a la que pertenece el sujeto -en sí-.

En síntesis, entonces, el derecho a la identidad cultural ampara la pertenencia autodefinida a una determinada cultura y, asimismo, protege dicha cultura en cuanto conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos de un grupo humano. Resguarda aquellos lazos primordiales del colectivo, como la lengua, la historia compartida, la forma de vida y su sistema de valores, de religión, de organización, de toma de decisión y administración de justicia, todo lo cual caracteriza y da forma dinámicamente a un grupo social, en nuestro caso, a los pueblos indígenas.

De esta forma, podemos definir el derecho a la identidad cultural como:

El Derecho de todo colectivo étnico-cultural y de sus integrantes a conservar su propia cultura, su patrimonio cultural tangible o intangible, su memoria histórica y su presente y a ser reconocidos como diferente en sus relaciones con otros grupos de la sociedad. Comprende el derecho a que se respeten sus conocimientos, creencias, artes, moral, religión, normas y prácticas; y el derecho de sus miembros a pertenecer a una cultura, a no ser forzado a pertenecer a una cultura diferente o a no ser asimilado por aquella. Síntesis desde: Del Carpio (2014), Ruiz Chiriboga (2006), Fornet Betancourt (2009).

De este enfoque se desprenden dos dimensiones del mismo derecho a la identidad cultural, la dimensión individual y la colectiva: la individual o indirecta que ampara al individuo y su identidad en la comunidad; y una directa que protege a la Comunidad como sujeto de derecho (Corte Constitucional de Colombia (2005), Del Real (2014)). La segunda será clave para el caso de los pueblos indígenas en que se centran nuestras reflexiones, considerando que la Cte. Interamericana de derechos Humanos declaró expresamente la naturaleza colectiva del derecho fundamental a la identidad cultural.

En esta línea, por una parte, la identidad cultural, como objeto de protección jurídica, no es rígida, ya que cambia con el transcurso del tiempo, y se resignifica, en un proceso dinámico y en constante desarrollo, debido a su génesis comunitaria (Salas, 2003). Y, por otra, en el derecho a la identidad cultural subyace el interés normativo (emancipatorio y descolonizante) de “revalorizar las memorias de culturas hoy marginalizadas y amenazadas, pero que mantienen vivo el sentido profundo de sus tradiciones”, precisamente porque ellas continúan siendo fuente de estas culturas tradicionales insertas en las sociedades actuales (Fornet Betancourt, 2009).

Texto del co-investigador Juan Jorge Faundes Peñafiel, extracto de “El derecho fundamental a la identidad cultural de los pueblos indígenas. Diálogos posibles entre el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos” (borrador en desarrollo). Proyecto Fondecyt Iniciación N° 11161079 “El derecho fundamental a la identidad cultural de los pueblos indígenas en Chile, debates y problemas a la luz de la jurisprudencia conforme al Convenio N° 169 de la OIT”.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search