La cultura jurídica

La noción de “cultura jurídica” es recurrente en los estudios jurídicos, principalmente en aquellos elaborados por juristas (Fuenzalida 2003), sociólogos (Pásara 2007) e historiadores del derecho. Ellos apuntan al ethos de los actores jurídicos, refiriéndose al conjunto de valores y actitudes que dominan la manera de entender, aplicar y enseñar el derecho (Baraona 2010). Este concepto popularizado por el sociólogo Lawrence Friedman (1975) ha dado lugar a diversas exégesis (Squella 2000) y ha sido discutido (Cotterrell 1997) y cuestionado en particular por su carácter tautológico (Nelken 2010). Sin embargo, la distinción que opera entre “cultura jurídica interna” (la percepción desde la profesión jurídica) y “cultura jurídica externa”, esta última siendo definida por este mismo autor como “el conjunto de las ideas, valores, opiniones, expectativas y creencias que las personas en sociedad mantienen frente al sistema” (Friedman op.cit: p. 223), mantiene un gran interés y relevancia en los estudios socio-jurídicos al retomar la perspectiva weberiana (Weber op.cit) acerca de las tensiones producidas por el derecho entre “profanos” y “profesionales” encargados de interpretar y aplicar sus reglas. La cultura jurídica interna oficia entonces de interfaz entre los textos legales y las prácticas de los actores puestas en tensión por las expectativas del mundo social que caracterizan la cultura jurídica externa (Delpeuch, Dumoulin y Galembert 2014). La pretensión a la autonomía del derecho esta puesto en permanente tensión con el mundo social. Es por esto que la cultura jurídica es un reflejo de contextos sociales y la cristalización de ciertos valores de una sociedad nacional, pero a su vez introduce sus lógicas y procedimientos propios en el seno de las colectividades y culturas locales, exacerbando ciertos tipos de relaciones al detrimento de otros (Cotterrell 2006).

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search